Todo sobre España España | Viajes | Regiones | Ciudades | Costas | Islas | Cultura    
  España / Islas Baleares / Historia EspañolEnglishDeutsch
  Más información

  Las islas

  Prepara tu Viaje

  Compara Precios de

Islas Baleares: Historia

Las islas Baleares nos sorprenden por orígenes antiquísimos, que se remontan al Megalítico. De esta época se han conservado innumerables restos de gran importancia a la hora de estudiar la prehistoria europea. Tan sólo en la isla de Menorca, encontramos unos 500 monumentos prehistóricos, es por ello por que se la ha denominado un museo al aire libre. Estos monumentos sorprenden por sus colosales dimensiones, por su extraordinario estado de conservación y por levantar la incógnita de cómo pudieron ser erigidos con la tecnología de que se disponía en épocas tan remotas. Estas huellas se concretan en los célebres talayots, taulas y navetas, construcciones funerarias o probablemente relacionados con rituales y ceremonias de origen religioso y guerrero.

En Menorca destaca el Asentamiento de Trepucó, a 2 km. de Mahón, considerado como el más importante monumento prehistórico. En él se encuentran una taula y un talayot de gran importancia. Merecen también una visita el Talayot de Trebaluger en las cercanías de Villacarlos, por su importancia y fácil acceso, y la Naveta des Tudoms Foto, cera de Ciutadella, el monumento prehistórico más grande y menor conservado de Menorca. En Mallorca merece mencionar el Talayot de Sa Canova, los asentamientos de Ses Paises, Capocorb Vell y Claper dels Gegants.

Mallorca es tierra de gran historia y tradición. En ella desembarcaron y se asentaron fenicios, griegos, romanos, cartagineses, bizantinos y moros. Huellas de todas estas civilizaciones podemos encontrar aún hoy en su territorio, como son por ejemplo las ruinas romanas de Alcudia. En el año 1229 Jaime I el Conquistador desembarca en la isla y desde entonces pasa a la corona de Aragón. A su muerte deja como rey de Mallorca a su hijo Jaime II. Pero la independencia no duraría mucho, y en 1343 pasa de nuevo a la corona de Aragón.

En Menorca se asentaron y dejaron sus huellas las civilizaciones más importantes de la antigüedad; griegos, cartaginenses, romanos, vándalos, bizantinos y moros. En el año 1231 pasa también a la corona de Aragón. Posteriormente se da un período de frecuentes ataques piratas, inestabilidad que no sólo se aprecia aún en los monumentos defensivos conservados, sino en el mismo carácter aventurero y abierto de la población. Por el Tratado de Utrecht queda la isla bajo la corona británica por casi cien años; período que ha dejado huellas indiscutibles, como lo son la arquitectura de Mahón o la cantidad de giros de origen británico que conserva su dialecto. Este período llevaría a numerosas luchas por el dominio de la isla entre ingleses, españoles y franceses. Terminando, durante un período relativamente corto, a pasar a la corona francesa. Fueron estos últimos años los más sangrientos de su historia, y finalizaron en 1802 con la Paz de Amiens, en que las Islas Baleares vuelven a formar parte de la corona española.

En Ibiza, asimismo, se puede apreciar aún la huella de fenicios, cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, moros y normandos. No sin sangre y dificultades se luchó en la isla, considerada como un enclave estratégico del Mediterráneo. Sin embargo hoy, el carácter abierto y cosmopolita de sus habitantes donde nadie se siente extranjero, junto con la originalidad pitiusa, hacen ver como esa amalgama de diversas culturas, en cierto modo la han enriquecido y hecho irrepetible.

En sus yacimientos y museos se encuentran importantes pruebas de lo mencionado. Por ejemplo, restos arqueológicos demuestran que Ibiza fue una importante colonia cartaginesa. Posteriormente fue colonia romana, y tras la conquista por los vándalos y bizantinos, que no duró mucho, cae la isla bajo poder musulmán en el año 707. Durante el reinado de Jaime I, pasa la isla, como todas las Baleares, a manos cristianas. A partir de aquí comienzan las incursiones piratas, llegando de nuevo a poner a prueba la estabilidad insular, que no sólo sufrió los ataques de éstos, que llegaron a conquistarla, sino incluso de aquellos que trataron de liberarla de los primeros. Aún en el puerto de Ibiza se puede hoy apreciar un obelisco erigido en recuerdo a esta época. Tan duradera e importante fue la inseguridad de los habitantes, que llegaron incluso a tener que protegerse dentro de la iglesia fortificada, mientras en la costa fueron construidas torres vigías para alarmar de los desembarcos piratas.

La historia de Formentera va paralela a la de Ibiza. Datos que la diferencian de la anterior son que durante los ataques beréberes, sus habitantes se encontraron tan indefensos que tuvieron que huir de ella. Hasta finales del s. XVII no volverían a repoblarla, cuando Formentera tenía defensas necesarias para garantizar la seguridad contra los ataques piratas.

Más información: Islas Baleares (Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera y Cabrera) | Fiestas y Folclore | Gastronomía


TODO SOBRE ESPAÑA © 1996-2014 INTERNET Red 2000, S.L. - ESPAÑA