Todo sobre España España | Viajes | Regiones | Ciudades | Costas | Islas | Cultura    
  España / Islas Baleares / Mallorca / Qué hay que ver EspañolEnglishDeutsch
  Más información

  Prepara tu Viaje

  Compara Precios de

Mallorca: Qué hay que ver

La mayoría de los visitantes se limitan a un pequeño espacio que rodea a la playa elegida para sus vacaciones, y olvidan que aparte de una bellísima costa, Mallorca ofrece maravillosos paisajes y tesoros entre sus llanuras y montañas que merece la pena conocer. Algunas excursiones por la isla nos mostrarán una riqueza de contrastes inimaginable.

Comenzamos por la capital, Palma de Mallorca, haciendo un bello recorrido por la Bahía de Palma. Como se trata de tan sólo de unos 16 Km. desde el Puerto hasta El Arenal, recomendamos hacerlo en bicicleta, por un camino que, bordeando la costa, nos deparará el placer de la lenta degustación de las playas de El Portixol, El Molinar, Coll d'En Rebassa y Can Pastilla para terminar en el Arenal. Para volver recomendamos tomar el mismo camino.

En la misma Bahía de Palma, se encuentran otros enclaves bellísimos que merece la pena visitar, como Illetas, una bahía de unos 75 m. de extensión con bellos pinares que acarician una costa de fina arena, o Santa Ponça, playa de arena finísima y aguas transparentes.

España Ofertas de Viajes

Otra excursión, partiendo desde Palma es la de la bellísima Sierra de Tramuntana, que corre paralela al mar en el Noroeste de la isla. Aquí no sólo disfrutaremos de unos paisajes extraordinarios, sino que pasaremos por bellísimos enclaves de gran valor histórico y artístico. Podemos elegir entre un camino más corto, tomando la carretera N-711 en dirección al Norte, llegando directamente a Soller, o el más largo, pasando por Calvía, población muy pintoresca con bellos paisajes mediterráneos de olivares. En ella destacan su Iglesia Parroquial románico-gótica y el Castillo de Bemdinat, del s.XVIII.

La carretera hasta Andraitx nos lleva por bellísimos pueblos costeros con algunos de los paisajes más bellos de la isla; pasamos por Cabo Andritxol y la playa protegida de Camp de Mar, bellísima cala con playa de arena, y una isleta en el centro. Llegamos por fin al Puerto de Andraitx, un bellísimo puerto natural rodeado de pinares y compartido por pescadores y veraneantes. A unos 5 Km. en el interior se encuentra el casco histórico de Andraitx, del que tenemos un fantástica panorámica desde lo alto del cementerio . Los puntos más interesantes a visitar son su Iglesia Parroquial y la casa-palacio de Son Mas. San Telmo es sin embargo el puerto costero más visitado de la isla, quizás por su fortaleza del s. XVI y por ser punto de partida para la bonita Isla Dragonera, cerca del pueblo se encuentran también las interesantes ruinas del monasterio Sa Trapa.

Tomando la carretera N-710, desde Andraitx, disfrutaremos de maravillosas vistas de la costa, especialmente aconsejamos visitar los alrededores de Puigpunyent, pues este pueblo se asienta en una bellísima región de olivares y almendros. Valldemosa, será la próxima estación, la Real Cartuja donde vivió Chopin el invierno de 1838 a 1839 con George Sand. A pocos kilómetrosse encuentra el pequeño y encantador puerto de Valldemosa.

Deiá, hermoso pueblo montañero, nos depara la siguiente sorpresa con su belleza paisajística en gran armonía con las construcciones típicas. Los edificios turísticos han respetado la singularidad de su arquitectura y su cementerio es uno de los más bellos de Mallorca, con singulares inscripciones en sus lápidas. Asimismo es de gran belleza la Bahía de Lluc Alcari y su pequeña playa.

En un enclave de gran riqueza botánica se encuentra Soller , ciudad exponente de la más noble arquitectura mallorquina. Un gracioso tranvía eléctrico conduce al puerto, con un barrio de pescadores de gran tipismo dominado por un castillo medieval. También en Soller encontramos una gran riqueza monumental como lo muestran la Parroquia de San Bartolomé, neogótica, el Museo de Soller o el Convento de San Francisco. Pero quizás lo más llamativo sea su aqrquitectura modernista.

Muy cerca por una pequeña carretera llegamos a Biniaraix , bellísima muestra de la arquitectura mallorquina. Cruzando tortuosas y bellas carreteras de montaña, llegamos un enclave considerado de los más bellos del Mediterráneo, Sa Calobra, desde donde visitaremos el Monasterio de Lluc, centro de gran devoción para los mallorquines, el cual descansa sobre uno de los más altos puntos de la isla. A pocos kilómetros se encuentra Escorca, pueblecito situado a casi 500 m. de altitud. Su museo alberga una interesante colección de numismática, cerámica, orfebrería y arqueología.

Al pie de dos altas colinas, desde donde se divisa una espléndida panorámica de la ciudad y la bahía, encontramos la ciudad encantadora de Pollença, muy pintoresca con sus callejuelas y casas antiguas. Además servirá como punto de partida para una visita cultural por este importante enclave histórico y artístico. Destacan en la zona el Museo de Pollença, con exposición de pintura, zoología y arte medieval, la Atalaya de Formentor, torre de finales del s. XVI, el Castell del Rei, ruinas del s. XIV, en la Sierra de Tarnelles, el Puig de Maria, santuario a las afueras, la Parroquia de Santa María de los Angeles, templo grecorromano con ornamentación barroca, y tantos más. Sin embargo lo que quizás nos impresione más sea el Monte Calvario , una escalinata de 365 peldaños, a las afueras de la villa, en la que se celebra el Via Crucis. En la cumbre hay un oratorio del s. XIV. A 6 Km. se encuentra el Puerto de Pollença, agradable puerto pesquero que ha servido de refugio a veraneantes y artistas. Aquí se asentó una colonia de artistas cuyo inspirador fue el conocido pintor Anglada Camassara, su obra podremos apreciarla en su Museo, ubicado en la calle que lleva su nombre. También otro gran poeta mallorquín tiene su calle, Costa i Llobera, donde se puede visitar su casa natal. A 7 Km., está Cala de San Vicente, internacionalmente conocida con sus valles poblados de pinares que casi se bañan en el mar, y a 9 Km. la Playa de Formentor, muy conocida también por su fina arena blanca, ambos enclaves turísticos de gran calidad.

En paralelo a la vía anteriormente indicada podríamos volver a Palma describiendo otra ruta llena de riquezas naturales e históricas. Este recorrido lo comenzaremos al otro extremo de la Bahía de Pollença, en la ciudad medieval de Alcudia, para la que merece la pena tomarse tiempo y visitar sus bellas calles flanqueadas de casas palacio de los s. XVI y XVII, su Iglesia Parroquial, la Puerta de la Ciudad, y su Teatro Romano , muy bien conservado. Después tomaremos la carretera N-717 y llegaremos a Inca, población agrícola e industrial con una producción textil y de calzado de gran prestigio. Aquí merece la pena visitar la Catedral, las bodegas o cellers donde se conservan cubas de gran volumen, llamadas botes congranyades, y divisar la bella panorámica que se aprecia desde el cercano Puig de Santa Magdalena. Pasando por Binissalem, llegaremos de nuevo a Palma.

Desde Palma en dirección Sureste continuando en la carretera N-717, merece la pena visitar Llucmajor, que a parte de sus pintorescos y bellos paisajes, como el ofrecido por la pequeña y estrecha Bahía de Pi, nos presenta asimismo algunos monumentos de gran interés, como la Iglesia Parroquial. Santanyí recuerda a la época en que los ataques piratas eran tan frecuentes en la isla, ya que éstos situaban su base de operaciones en la vecina isla de Cabrera. Todavía se conserva la antigua puerta de la muralla, Porta Murada. Felanitx, es uno de los cuatro núcleos urbanos de la isla; dedicado a la producción de vinos. Destaca su Iglesia Parroquial y el Santuario de San Salvador, regentado desde la Edad Media por los ermitaños de la orden de San Antonio y San Pablo. Desde el mismo se divisa una espléndida panorámica.

Manacor es la segunda ciudad en importancia de las Islas Baleares, con una producción importante de muebles, objetos de vidrio hueco y perlas de imitación. Su Museo Arqueológico bien merece una visita, con exposición de importantes series prehistóricas insulares y paleocristianas. Muy cerca se encuentra Petra, donde nació Fray Junípero Serra, fundador de misiones que posteriormente llegarían a ser ciudades de la actual California. Aquí podremos visitar la Casa Natal del monje, el Monasterio del s. XVII, y muy cerca, sobre una colina la Ermita de Nuestra Señora de Bonany. Muy cerca de Manacor se encuentra Porto Cristo, importante zona turística, donde encontramos las Cuevas de Drach, bellísimas cuevas naturales con un lago subterráneo. Merece también la pena visitar el Acuario, con toda la fauna marina de las Baleares o el Exotic-Park, con multitud de cactus y aves exóticas . Desde aquí, bordeando la costa tanto al Sur como al Norte, encontraremos bellísimas calas. Destaca en esta zona Cala Millor, en la Bahía de Artá. La misma península de Artá es de gran interés, por su castillo, casas palacio y gran concentración monumental. Se recomienda visitar la Iglesia Parroquial, el Monasterio de San Francisco y el Museo con importantes piezas prehistóricas. Y para los interesados en los períodos muy remotos; Ses Paises ofrece hallazgos importantísimos de la época megalítica. Y cómo no mencionar las bellísimas Cuevas Naturales de Artá o la fantástica panorámica que se divisa de la Bahía de Alcudia desde la cercana Capilla de Betlem.

Muy cerca se encuentra la conocida Cala Ratjada, pueblo típico de pescadores, construido junto a un castillo medieval (Castillo de Capdepera, s XIII), hoy convertido en zona residencial. En esta zona encontramos interesantísimos enclaves, como la Torre de Canyamel, gigantesca torre defensiva del s. XII, o los Jardines de Casa March, importantísima colección privada de arte moderno, o las bellas playas de la zona como Cala Mesquida, una excelente playa de dunas, a la que también se llega en bicicleta por un bonito camino rural

No podremos dar por concluido nuestro viaje sin visitar la maravillosa zona de la Bahía de Alcudia, que abarcaremos al completo si la divisamos desde el Monte San Talaia. Al sur hay algunas playas muy bonitas y el Puerto de Alcudia que bien merece la visita. Y ya allí el Parque de la Albufera. Existe un camino de bicicletas de 12 Km. que rodea el Parque Natural. Aunque no está del todo pavimentado, no presenta gran dificultad, pues se trata de un camino llano y sus tramos de tierra están bien alisados. Se recomienda respetar su armonía natural no vociferando, ni saliendose de los senderos. También se puede pasear dentro del parque por diversos caminos, en la recepción del mismo le facilitarán toda la información necesaria.

Más información: Islas Baleares | Mallorca | Palma de Mallorca | Vida Nocturna | Foto Tour


TODO SOBRE ESPAÑA © 1996-2014 INTERNET Red 2000, S.L. - ESPAÑA